Top Pages

Search

Top Pages
National Center for Cultural Competence Georgetown University Center for Child and Human Development
Home  ::  A - Z Index: A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z   ::  Search
A+ a-

Autorizado para que se copie y distribuya. El único requisito, es que se preste crédito de autor al National Center for Cultural Competence--Goode, T.; Sockalingam, S.; Brown, M.; and Jones, W., Winter 2000.

Sistemas de prestación de servicios de cuidado médico básico lingüísticamente apropiados: Lo que implica para los responsables de desarrollar políticas o reglamentos

Introducción

La diversidad de idiomas existentes en los Estados Unidos crea un reto complejo para los sistemas de prestación de servicios médicos. Durante la última década, el número de personas que requiere servicios médicos que tiene conocimiento limitado del idioma inglés ha aumentado significativamente (en este documento, nos referimos a conocimiento limitado del inglés para definir a las personas que lo hablan un poco o no lo hablan). Tener una comunicación precisa y honesta entre el proveedor de cuidado médico y el paciente es parte esencial de un sistema de prestación de servicios médicos eficaz. Actualmente, existen obstáculos significativos para lograr la prestación de servicios lingüísticamente adecuados. Estos incluyen, pero no se limitan a los siguientes:

  • A pesar de que el Título VI del Edicto de Derechos Civiles de 1964 prohíbe la discriminación contra las personas con conocimiento limitado del inglés, en muchos estados existen estatutos que requieren que éste sea el único idioma a usar. Por lo tanto, prohíben estrictamente el uso de fondos estatales para prestar servicios de acceso para los que no hablan inglés. En los estados con estatutos de uso único del inglés, también existe la percepción de que incluso los fondos del gobierno federal no se pueden usar para dar acceso a los que no lo hablan. Los sistemas legales estatales y federales aún siguen litigando este asunto.
  • El gobierno federal no ha establecido los parámetros que definen lo que debe ser el acceso de idioma. Al no existir estos parámetros a nivel federal, los estados han respondido a esta necesidad a diversos niveles. Muy pocos estados han desarrollado parámetros de definición del acceso de idioma. Aquellos que lo han hecho, lo han definido para regir a las organizaciones de cuidado médico administrado, los proveedores por contratos y ciertos programas en instituciones de prestación de servicios médicos y de salud mental.
  • Típicamente, los proveedores de cuidado médico no han recibido capacitación académica o capacitación profesional con el fin de encontrar maneras eficaces de trabajar con la asistencia de intérpretes y poder prestar servicios a las personas con conocimiento limitado del inglés.

  • Existe escasez de personal calificado para proveer servicios de traducción e interpretación en el área médica, especialmente en las áreas rurales.

  • Los recursos que se han proporcionado para la prestación de servicios de interpretación o traducción a nivel estatal y local son inadecuados.

  • Es poco probable que las poblaciones de inmigrantes recientes y de refugiados políticos traten de abogar a favor de que se presten servicios de interpretación o de traducción ya que entre ellos existe el temor de que, al hacerlo, podrían sufrir represalias o resultados políticos adversos para su estadía en este país.

Debido a estos obstáculos existe la necesidad de que las organizaciones de cuidado médico básico desarrollen y ejecuten políticas o reglamentos, establezcan estructuras, prácticas y procedimientos para promover y dar los recursos necesarios para la prestación de servicios de cuidado médico lingüísticamente apropiados.

Fundamentos para la creación de sistemas de servicios de cuidado médico que presten servicios adecuados para las poblaciones con conocimiento limitado del inglés

Cambios en la estructura demográfica

Los datos del Censo de 1990 muestran que existen 32 millones de personas en los Estados Unidos, es decir, el 13.8% de la población total, quienes no hablan el inglés en sus hogares. Los datos más actualizados del censo, indican que se hablan más de 300 diferentes idiomas en los Estados Unidos y se espera que esta tendencia continuará en el futuro.

¡Es la ley!

El Título VI del Edicto de Derechos Civiles (Civil Rights Act) presenta la Prohibición de discriminación contra las personas que provienen de otras naciones; y específicamente la discriminación contra las personas que no son proficientes en el idioma inglés. Esta ley federal y otros mandatos relacionados establecen los parámetros para el desarrollo de políticas o reglamentos y procedimientos con el fin de responder a las necesidades que resultan de la falta de conocimiento del inglés para las personas que requieren de servicios médicos u otros tipos de servicios sociales, para así hacer más eficaz el proceso de comunicación entre proveedores y clientes. Este estatuto exige que se preste asistencia en los casos en los que la falta de conocimiento del inglés se convierte en una barrera que excluye o niega igualdad de acceso a los individuos que solicitan servicios de los programas patrocinados por el Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos (U.S. Department of Health and Human Services). En ciertos estados, se han establecido reglamentos que requieren que las organizaciones que prestan servicios de salud proporcionen servicios de interpretación o traducción para permitir acceso a ciertas poblaciones, cuando estas poblaciones alcanzan un número predeterminado como el mínimo necesario para esas áreas geográficas.

Mayor acceso y costo de servicios

Existe menor probabilidad que las personas que tienen un conocimiento limitado del inglés soliciten servicios médicos cuando estos no responden a sus necesidades de comunicación. Cuando finalmente tienen que solicitar los servicios, frecuentemente el resultado es que estos son más costosos, debido a que se tienen que tratar las enfermedades en un estado ya más avanzado. Esto tiene serias ramificaciones, tanto para el sistema de prestación de servicios médicos, como para los individuos. Los métodos de diagnóstico invasivos y los procedimientos especializados de cuidado, hospitalizaciones prolongadas y cuidado a largo plazo son más costosos. Retardar la solicitud de servicios médicos también tiene otras consecuencias, tales como pérdida de salarios, disminución de la productividad e incrementar la posibilidad de sufrir de enfermedades crónicas, requerir incapacitación laboral, sufrir innecesariamente e incluso la muerte prematura. Las organizaciones de cuidado médico administrado (conocidas en inglés como Health Maintenance Organizations o HMO) han empezado a darse cuenta de los beneficios de la prestación de servicios médicos con la asistencia de intérpretes. En Minnesota, tres de las más grandes HMO consideran estos servicios como equivalentes a los servicios de asistencia social. También están conscientes de que no proveer estos servicios potencialmente podría crear situaciones médicas problemáticas y difíciles de administrar, además de ser más costosas. Chang et al., 1998, (S12).

Para cumplir con los requisitos de acreditación

Las agencias a cargo de la evaluación y certificación de hospitales y otras instalaciones de cuidado médico desempeñan un papel crucial en el desarrollo de parámetros. La Comisión adjunta de acreditación de las organizaciones de cuidado médico (Joint Commission on the Accreditation of Healthcare Organizations, JACHO), que se encarga de la acreditación de hospitales y otras instituciones de cuidado, tales como cuidado médico en el hogar e instalaciones de cuidado psiquiátrico, y del Comité Nacional de Calidad de Cuidado (National Committee for Quality Assurance, NCQA), a cargo de acreditar las organizaciones de cuidado administrado y las organizaciones de cuidado de salud mental administrado (behavioral managed care organizations, MCO), ya han adoptado los parámetros que requieren que se presten servicios de traducción o intérprete en el cuidado médico.

Los parámetros de JACHO requieren que las organizaciones de prestación de servicios de cuidado médico "tengan alguna manera de permitir la comunicación clara entre el proveedor y el paciente a quien sirven". Los parámetros establecidos por JACHO también requieren que los servicios de educación del paciente y su familia también tomen en cuenta las necesidades culturales y de idioma. El NCQA requiere que los participantes de la MCO reciban materiales por escrito que puedan leer y entender. Estos parámetros, sin embargo, están ligados a un número mínimo de población, es decir, cuando el 10% o más de los miembros no hablan el inglés.

Para reducir la probabilidad de que se presenten demandas legales de responsabilidad o mal práctica médica

No prestar servicios de intérprete o de traducción podría resultar en demandas legales bajo los principios de daño o agravio de varias maneras. Por ejemplo, los proveedores podrían darse cuenta que son responsables por daño al paciente como resultado de haber dado tratamiento sin haber obtenido un consentimiento o aceptación informado por parte del paciente. En algunos estados, se podría asumir negligencia por parte del proveedor, cuando éste no proporciona instrucciones de tratamiento claras para el paciente.

La capacidad del proveedor de prestar cuidado médico que establezca una comunicación clara con el paciente ha demostrado ser una forma eficaz de evitar la probabilidad de las demandas por mal práctica médica. Un estudio que apareció en la Revista de la Asociación médica americana (Journal of the American Medical Association) indica que las quejas más comunes de los pacientes que demandan a sus médicos tienen que ver con el proceso de comunicación. En contraste, los médicos que nunca han sido demandados, han frecuentemente sido descritos por sus pacientes, como personas compasivas, accesibles y dispuestas a comunicarse con el paciente. La comunicación eficaz entre proveedores y pacientes se dificulta cuando existen obstáculos de idioma y culturales. Usar servicios eficaces de interpretación y traducción hace mejor el proceso de comunicación entre paciente y proveedor, por lo tanto, se reduce la probabilidad de que se presenten demandas de mal práctica. También existen otros estudios que dan información que refuerza este hecho (Physicians Risk Management Update, 1995; American Medical News, 1996, 17; Virshup, et al., 1996, 153; Meryn, 1998, 1922; American Family Physician, 1997, 239; Hospital Topics, 1997,4; JAMA, The Journal of the American Association, 1997, 1681).

Ventaja competitiva de mercado

En el mercado comercial altamente competitivo actual, las estrategias de reclutamiento y retención de pacientes que queden satisfechos son básicas para la supervivencia de las organizaciones de cuidado médico básico. Prestar servicios de traducción e interpretación es una estrategia básica en este esfuerzo, dados los perfiles demográficos actuales y futuros de los Estados Unidos.

¡Es la ley!

Ciertas leyes y reglamentos federales exigen que se presten servicios de traducción e interpretación adecuados:

  • El Título VI del Edicto de Derechos Civiles de 1964 (Civil Rights Act)- estipula en sus mandatos que "Bajo cualquiera de los programas o actividades patrocinados con asistencia de fondos federales, no habrá persona alguna en los Estados Unidos quien, por razón de su raza, color, u origen nacional, quede excluida de participar en el sistema, quede excluida de recibir sus beneficios, o sea víctima de discriminación". Más aún, los parámetros de guía de la Oficina de derechos civiles clarifican en el Título VI, en cuanto a lo que se refiere a las personas con conocimiento limitado del inglés, que los proveedores deben establecer políticas o reglamentos y procedimientos para cumplir con los requisitos de este título; respondiendo a sus responsabilidades de dar igualdad de oportunidad al tomar los pasos necesarios para prestar servicios e información de una manera apropiada y en los idiomas de los beneficiarios. Así, se garantiza que las personas que no hablan inglés cuenten con la información necesaria para poder participar eficazmente en el sistema de beneficios. Casi todas las instituciones de cuidado médico tienen que responder a los requisitos del Título VI, dado que el financiamiento federal de beneficios de cuidado médico es prácticamente universal.

  • El Edicto Hill-Burton- Este edicto, obtuvo aprobación del Congreso en 1946 y tenía como fin la promoción de la construcción y modernización de los hospitales y centros de cuidado médico no lucrativos y públicos de las comunidades. La obligación de quienes recibieron estos fondos era el cumplir con "las responsabilidades de servicio a la comunidad", un compromiso básico de estas responsabilidades era seguir los principios contra la discriminación en la prestación de servicios. La Oficina de derechos civiles ha interpretado esta obligación consistentemente como una responsabilidad de prestar servicios de traducción o intérprete para las personas que lo requieren.

  • Medicaid- Este es un programa cooperativo de asistencia médica entre los estados y el gobierno federal para servir a los adolescentes, a los niños y las familias pobres, a las personas incapacitadas, a los desvalidos y a los ancianos. Los reglamentos del Medicaid requieren que sus proveedores y agencias participantes, incluyendo las instituciones de cuidado a largo plazo, presten servicios de cuidado cultural y lingüísticamente apropiados. La Administración de financiamiento de cuidado médico (Health Care Financing Administration), la agencia federal a cargo de supervisar al Medicaid requiere que los estados se comuniquen con los beneficiarios "en un lenguaje que ellos entiendan" y que proporcionen servicios de intérprete durante audiencias públicas.

  • Medicare- Este es un programa federal de seguro médico para las personas mayores de los 65 años de edad, las personas con ciertas incapacidades que no han cumplido esa edad, y las personas de cualquier edad que sufran de insuficiencia renal permanente. El Medicare trata el tema de acceso de idioma en sus reglamentos de reembolso y programas de educación. Se requiere que los proveedores del Medicare a que "proporcionen servicios bilingües cuando estos sean necesarios para los pacientes, de tal manera que se sirva adecuadamente a las poblaciones que hablan diferentes idiomas". El Medicare reembolsa los costos que incurren los hospitales para prestar servicios bilingües a los pacientes.

  • Edicto de tratamiento médico de emergencia y para mujeres en parto (Emergency Medical Treatment and Active Labor Act, EMTALA)- Este edicto requiere que los hospitales que participan en los programas de Medicare cuenten con servicios que den tratamiento de emergencia a los pacientes (incluyendo a las mujeres en parto) sin importar su capacidad para pagar por esos servicios. Este edicto fue aprobado con el fin de evitar que los hospitales "transfieran o pasen" a los pacientes que no pueden pagar a que reciban servicios en otras instituciones. El Edicto estipula que las responsabilidades del hospital ante el paciente, incluyen el diagnóstico, tratamiento, consentimiento de recibir tratamiento de una manera informada, información sobre la condición y la intención de transferir al paciente a otra institución. Los hospitales que no puedan proveer asistencia para las personas que no hablan inglés pueden, potencialmente, ser responsables legalmente ante las autoridades federales por multas civiles, y costos por daño, dentro de los límites establecidos por la ley.

Interpretación y traducción apropiados: Lo que implica para las organizaciones y programas de prestación de servicios de cuidado médico básico.

Las organizaciones de cuidado médico han respondido lentamente a la necesidad de desarrollar e implementar políticas o reglamentos y estructuras que sirvan como guía para proveer servicios de traducción o intérprete. Al no contar con tal política, estructuras y recursos financieros, la responsabilidad de dar tales servicios permanece en manos del proveedor o el cliente. La siguiente lista se diseñó para asistir a las organizaciones de prestación de servicios médicos básicos a desarrollar los recursos necesarios para poder proporcionar servicios de traducción o intérprete apropiados.

Lista de revisión para facilitar el desarrollo de prestación de servicios apropiados de traducción e interpretación en las organizaciones de cuidado médico básico

El sistema, organización o programa de cuidado médico básico cuenta con:

  • Un documento que declare la misión de la organización y sus principios, fundamentos y valores que incluyan servicios de cuidado médico cultural y lingüísticamente apropiados.

  • Políticas o reglamentos y procedimientos de reclutamiento, contratación y retención de personal, de tal manera que se pueda lograr la meta de tener una fuerza de trabajo diversificada y culturalmente apropiada.

  • Descripciones de trabajo y medidas de evaluación de desempeño de personal que incluyan niveles de capacitación relacionados con las áreas de prestación de servicios lingüísticamente apropiados.

  • Políticas o reglamentos y recursos para apoyar la continua capacitación de personal profesional y programas de capacitación interna (a todo nivel) que promuevan los valores, principios y prácticas de prestación de servicios de cuidado médico lingüísticamente apropiados.

  • Políticas o reglamentos y procedimientos fiscales que aseguren la prestación de servicios de traducción e interpretación.

  • Políticas o reglamentos y procedimientos que permitan la traducción de los formularios de aceptación informada de tratamiento, materiales de educación al paciente y demás información relevante para el cliente en formatos que respondan a los niveles de alfabetización de los pacientes.

  • Procesos de revisión de políticas o reglamentos y procedimientos de evaluación de la calidad y la eficacia de los servicios de traducción e interpretación para los clientes.

  • Políticas y procedimientos para evaluar periódicamente el nivel de satisfacción de los clientes en lo referente a los servicios de traducción e interpretación que les ofrece la organización o programa.

  • Políticas o reglamentos y recursos que permitan las iniciativas para alcanzar a las comunidades en donde la población tiene conocimiento limitado del inglés.

  • Políticas o reglamentos y procedimientos que permitan la revisión periódica de tendencias demográficas cambiantes en el área geográfica en donde se prestan los servicios con el fin de determinar si los niveles de población que habla cierto idioma han alcanzado el punto demográfico para el cual la organización tiene que prestar servicios de interpretación y de traducción.

Referencias que se usaron para preparar este resumen

Anderson, J. (1999). The State of "English Only" (Los estados que imponen el uso exclusivo del inglés, una evaluación). The Washington Post. June 6,1999.

Balon, R.; Frank, G.; and Levinson, W. (1997). Malpractice claims and physician's communication patterns (Patrones de comunicación de los médicos y las demandas legales por mal práctica). The Journal of the American Medical Association. 277 (21):1681.

Branigin, W. (1999). The spread of Spanish greeted by some unwelcome signs: Businesses facing language restrictions (El aumento en el uso del idioma español y algunos resultados adversos: Los negocios enfrentan restricciones impuestas por el idioma). The Washington Post. June 6,1999.

Chang, P. and Puebla Fortier, J. (1998). Language barriers to health care: An overview (Los obstáculos del lenguaje en el sistema de cuidado médico: Una revisión). Journal of Health Care for the Poor and Underserved. (9). S5-S20.

Clements, B. (1996). Talk is cheaper than three extra office visits. Good communication can save time and money in managed care (Hablar con el paciente es menos costoso que tener que dar tres consultas. La buena comunicación con el paciente ahorra dinero en el ambiente de cuidado médico administrado). American Medical News. January, 39. (4):17.

Darr, K. (1997). Communication: the key to reducing malpractice claims (El secreto de evitar las demandas por mal práctica es la comunicación entre paciente y médico). Hospital Topics. Spring, 75 (2):4.

Fein, E. (1997). Language barriers are hindering health care (Los obstáculos del lenguaje amenazan la calidad del cuidado médico). The New York Times. November 23,1997.

Hornberger, J.(1995). Evaluating the costs of ridging language barriers to health care (Evaluación del costo de librar los obstáculos del lenguaje en el área de los servicios médicos). Journal of Health Care for the Poor and Underserved. (9). S40-S62.

Huffman, G. (1997). Physician communication and risk of malpractice claims (Patrones de comunicación de los médicos y su riesgo de recibir demandas de mal práctica). American Family Physician. 56. (1): 239.

Levinson, W.; Roter, D.; Mullooly, J.; Dull, T.; Frankel, R. (1997). Physician-patient communication: the relationship with malpractice claims among primary care physicians and surgeons (Patrones de comunicación entre los médicos y sus pacientes: relación de los patrones de comunicación y las demandas de mal práctica en contra de médicos de cabecera y cirujanos). The Journal of the American Medical Association. 277 (7):553.

Meryn, S. (1998). Improving doctor-patient communication: not an option, but a necessity (Mejorar los patrones de comunicación entre médico y paciente, no es una opción, es una necesidad). British Medical Journal. 316. (7149):1922.

Perkins, J., Simon, H. Cheng, F., Olson, K. and Vera, Y. (1998). Ensuring linguistic access in
health care settings: Legal rights and responsibilities (Asegurar que existan servicios apropiados de traducción e interpretación. Derechos y responsabilidades legales). Los Angeles, CA: The Henry J. Kaiser Family Foundation.

Riddkick, S. (1998). Improved access for limited English-speaking consumers: A review of strategies in health care settings (Mejorar el acceso a los servicios médicos de los pacientes con conocimiento limitado del ingles: Revisión de estrategias en el área de la prestación de servicios médicos). Journal of Health Care for the Poor and Underserved. 9. S40-S62.

Virshup, B., Oppenberg, A., Coleman, M. (1999). Strategic risk management: Reducing malpractice claims through more effective patient-doctor communication (Estrategias de control de riesgo: Reducción de las demandas de mal práctica a través de una mejor comunicación entre paciente y médico). American Journal of Medical Quality. 14. (4):153-159.

(1995). Poor communication with patients can get you sued (La mala comunicación entre paciente y médico puede resultar en demandas legales). Physicians Risk Management Update.

Para obtener más información...

Tema: Estadísticas e información demográfica

Estadísticas de los patrones de inmigración, disponible en el net a través de: http://www.uscis.gov/portal/site/uscis

Las estadísticas e información demográfica a nivel nacional, estatal y de municipio en cuanto a edad, raza, etnicidad y subgrupos lingüísticos está disponible en el Net:

Tema: Proporcionar servicios de traducción e interpretación apropiados

Los siguientes sitios del Net de varias organizaciones proporcionan un amplio campo de información y recursos para proporcionar servicios de cuidado médico culturalmente apropiados y servicios de interpretación y traducción apropiados.

  • Diversity Rx www.DiversityRX.org
  • National Multicutlural Institute(Instituto nacional multicultural) www.nmci.org
  • Cross Cultural Health Care program at pacific Medical Clinics (Programa de servicios multiculturales en las clínicas médicas del Pacífico) www.xculture.org
  • The New York Task Force on Immigrant Health (Grupo de trabajo para prestar servicios médicos a las poblaciones inmigrantes de Nueva York) www.med.nyu.edu/cih/

Para obtener más información en cuanto a los servicios de interpretación y traducción en el área de la salud, consulte a:

The National Council on Interpretation in Health Care
(Concilio nacional para la interpretación en el área de la prestación de servicios médicos)
c/o Cross Cultural Health Care Program at PacMed Clinics
1200-12th Avenue S.
Seattle, WA 98144
 
 
Autorizado para que se copie y distribuya. El único requisito, es que se preste crédito de autor al National Center for Cultural Competence--Goode, T.; Sockalingam, S.; Brown, M.; and Jones, W., Winter 2000.
Share |